Código de ética

Como voluntarios y voluntarias de la Granjita tenemos que estar conscientes de que somos la parte humana de TyH. Por ello, somos la imagen del proyecto. Somos lo que la gente ve, el contacto tangible, y de esta forma, muchas de las actitudes y comentarios que la gente hace sobre el proyecto van directamente ligadas al comportamiento y actitudes que presentan quienes conformamos el equipo.

Queremos que quienes nos rodean tengan la mejor experiencia posible al acercarse a cualquier miembro de TyH. Por favor, antes de actuar o decir algo, pensemos cómo reaccionaría o qué diría uno de nuestros animalitos en nuestro lugar y tratemos de tomar esa actitud. A continuación, les proporcionamos el código de ética que es necesario seguir en todo momento:

Somos la voz de quienes no la tienen, representamos a nuestros animales y lo que hacemos es para ellos, somos un vehículo por el cual nuestros animales reciben y obtienen todo lo que necesitan, así que los protagonismos están fuera de lugar. Todos somos iguales dentro de la Familia y nuestra prioridad absoluta es el bienestar de los animales que viven en la Granjita TyH.

De nosotros depende que TyH siga siendo visto como uno de los proyectos más innovadores y únicos en toda la República Mexicana. Gracias por formar parte de la Familia TyH pues gracias a personas como tú, continuamos en movimiento por una cultura más animal.