Las conchitas de tortuga

TigraCuenta la leyenda que, hace varios siglos, el Sol le pidió a la Luna que lo ocultara unos instantes. Le pidió que le diera una coartada para ausentarse del cielo, bajar a la Tierra y ser libre, aunque sólo fuera por un momento.

El Sol quería dejar de ser el centro del Universo y pasar inadvertido, deseaba que nadie se diera cuenta de su presencia y así, sentirse liberado de tanta presión. Fueron tan insistentes sus súplicas, que la Luna accedió. Fue en un día de junio cuando la Luna se acercó al Sol y lo fue cubriendo, poco a poco, para que a los mortales de la época no les sorprendiera de golpe la obscuridad.

El Sol, que desde lo alto observaba la faz de la Tierra, no lo dudó. Para sentirse libre y pasar desapercibido se hizo corpóreo en el ser más perfecto, rápido y discreto que había: una hermosa gata negra.


Cian

La Luna, perezosa, no tardó mucho en sentirse cansada y, sin ya era demasiado tarde. Así que salió corriendo hacia el Cielo. Huyó tan rápido, que dejó en su morada momentánea parte de él, así que cientos de rayos dorados, amarillos, rojos y naranjas se quedaron dentro de la Gata Negra.

Desde entonces, todas las gatas que nacieron de la Gata Negra eran lo que nosotros, por desconocimiento, llamamos Gatos Carey. Su manto oscuro se ve iluminado por múltiples destellos.

Tartaruga

Autor anónimo

Comenta acerca de esto

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s